martes, 7 de agosto de 2012

Asesorar e inducir al delito

Muchas noticias de fraudes he comentado, pero esta es el summun, no por cuantía pero sí por los implicados: casi todos los posibles.


Un matrimonio es detenido en Alzira (Valencia), por simular un atraco en su local comercial, cuando en realidad, lo que había ocurrido es que había ocurrido un hurto. Hasta aquí tan usual, tan normal, que extraña que sea noticia.


La gracia es que han detenido también a su agente de seguros, como presunto inductor y encubridor del hecho. Se ve que el hombre tuvo la ocurrencia de decirle que cambiarán la versión en la denuncia, y, como es lógico siendo idea suya, ocultó el hecho a la aseguradora.


Atención que 647€ tienen la culpa.


Hace años un cliente me reprochaba que no le había asesorado en la posibilidad de retorcer la versión del siniestro hasta encontrar la linea de cobertura del contrato; recuerdo que le contesté precisamente "¿no pretenderás que sea yo quién de induzca al delito?". Y es que hay que saber diferenciar entre asesorar y delinquir. 


Es cierto que el consumidor, ya acostumbrado al fraude, exige un asesoramiento que roza la ilegalidad. En estos casos el asesoramiento correcto es explicar que es un fraude y que consecuencias puede tener, porque no podemos contribuir al desastre.


VIA|EuropaPress