miércoles, 4 de febrero de 2009

Seguros low cost (y III).


Ya hemos visto como plantear una aseguradora low cost, y los problemas para ponerla en funcionamiento. Ahora vamos a ver como puede comportarse en la actualidad.

En época de bonanza, es fácil arriesgar. Esto es lo que ha estado pasando durante los últimos años. El sector asegurador ha tenido buenas cifras, grandes beneficios, pequeña siniestralidad. Pero la cosa va a cambiar. Los beneficios se reducen, los resultados financieros están empeorando, las gastos subiendo y yo soy pesimista con la siniestralidad, que a Septiembre de 2008 era un 1 punto mayor que a septiembre de 2007. Y seguirá empeorando porque las primas se han reducido mucho y el crecimiento se estanca.

Unespa ya ha advertido que el seguro puede entrar en recesión en 2009. Si no se crece y la siniestralidad sigue esta tendencia al alza, habrá que tomar medidas. Medidas que ya se está empezando a notar en las renovaciones de ciertos ramos, con subidas de prima.

El mercado se endurecerá, se acabará esta época en que te puedes cambiar de compañía a pagar menos con facilidad. A medio plazo sólo los asegurados con buen expediente de siniestralidad, podrán cambiar de compañía. El fichero SINCO va a volver a ser el centro de la tarifa, ya no va a ver tantos descuentos comerciales... Todo esto puede sonar alarmista, pero es lo que se vivió hace unos años.

¿Y nuestras low cost?

Pues se van a ver afectadas, como todas. La diferencia de estas compañías especializadas con las tradicionales es que tienen menos oportunidades. Las low cost sólo tienen un ramo para operar, se lo juegan todo a una carta.



Fotografía: Mi gato Seneca