miércoles, 26 de septiembre de 2012

Tenéis un problema

"Tenéis un problema muy serio". Así me advertía a mi, y en general a la profesión, un empresario con muchos años de negocio abierto a la espalda.


Y es que estábamos departiendo hasta que me pregunto, "¿y tu? ¿qué tal aguantas la situación? Porque vosotros tenéis un problema muy serio de competencia desleal..." Nunca me había encontrado con alguien de fuera del sector asegurador que viera la forma de actuar a la banca en estos términos. Quizá algo empieza a cambiar.


Poco tuve que tirar para que me contara su odisea. El empresario necesita 10.000€, va al banco donde los tenía "preconcedidos", pero ahora le ponen la excusa de que "sí, pero tienes que vincularte". Lo de vincularse es porque firmar un papel en un notario les parece poco, un seguro vincula más. La vinculación viene por un seguro de vida que cuesta 1.000€ por 60.000€ de capital. Lo que hace al empresario tener que pedir más dinero para pagar este seguro.


A la hora de la firma del seguro el empresario advierte de su enfermedad, es diabético, entonces el superbancario le espeta "es que si lo ponemos vas a pagar 3.000€". Mi amigo se niega a firmar un seguro sin contar la verdad, y el bancario le ofrece la posibilidad de cambiar la vinculación... olvidémonos del seguro de vida, "lo arreglamos con dos seguros de accidentes una para ti y otro para tu mujer".


El seguro de accidentes, que han tenido que firmar, ahora garantiza un capital de 250.000€ a cada uno.


¿Qué criterio ha seguido el banco para la valoración del riesgo del cliente si le da igual un seguro de vida que uno de accidentes por el triple de capital? Conociendo lo que han pagado por los seguros de accidentes podemos hacernos una idea: porque entre ambas pólizas ha pagado los mismos 1.000€. Casualmente la misma cifra que costaba el seguro de vida. Si no fuera porque es muy descabellado... pero parece que el seguro sólo es una comisión que redondea el beneficio de una operación de crédito.