Páginas

miércoles, 12 de enero de 2011

Mapfre y la publicidad.

Hace unos días estaba viendo la tele apareció el nuevo spot de Mapfre. He de decir que a primera vista me gustó. Habla de un agente de seguros que tiene que explicar a los compañeros de clase de su hija cual es su trabajo: "Escuchar a personas y darle asesoramiento". ¡Bien!


No había terminado el anuncio y me estaba diciendo a mi mismo "Ya tengo escrito un artículo y hablando bien de Mapfre!".  En eso que mi mujer, increíblemente apartada de este mundo asegurador, debió verme sonreír y sentencio: "Que anuncio más malo".


Me extrañó y le pregunto por qué: "Porque el agente necesita a Nadal, no es capaz él solo, están despreciando a ese pobre padre"...


Buff.


Al día siguiente pregunto a mi socia por el spot: "Bien, pero tiene varias lecturas: el mediador es un personaje triste, agobiado..."


Buff.


Ya me han cambiado de opinión. Ahora cada vez que veo el anuncio veo a un profesional agobiado porque se tiene que enfrentar a unos chiquillos. Un personaje que se tiene por inferior a otros profesionales. Un profesional que preferiría que fuera su mujer la que se enfrentara a semejantes inquisidores... así el personaje también adquiere un tinte de caballero considerable...


Más tarde el protagonista aparece pequeño al lado de un bombero. Después veo a unos niños aburridos mientras escuchan a un personaje torpe con un coche en la mano. Y para rematar a su hija abochornada...


Para acabar con una imagen de Nadal en loor de infante  multitud, a mayor gloría del tenista.




Sin embargo yo estoy absolutamente seguro que todos los agentes de Mapfre estarían encantados de explicar su importante profesión, ante niños, jóvenes, adultos.. incluso ante los creativos y publicistas encargados de vender su imagen, que se han quedado en lo fácil con Nadal.


Desde aquí envió un abrazo a todos los agentes Mapfre en estos momentos tan Verti ginosos.