martes, 26 de octubre de 2010

El seguro es la puerta para otros negocios.

Ayer comía en unos de los mejores restaurantes de la zona, y compartía un tranquilo salón con un par de personas con corbata sentadas en otra mesa. La tranquilidad del lugar daba para escuchar la conversación a poco cotilla que seas... si hubieran hablado de conjunciones planetarias la conversación hubiera pasado desapercibida, pero no, el tema principal eran los seguros...



Cualquier profesional de la distribución de seguros sabe (o tiene asumido) que es un negocio complicado, que es difícil de vender, que existe mucha competencia... pues los de la corbata hablaban de seguros porque eran (son, porque lo seguirán siento hoy) superbancarios. Y la frase que me hizo atender más a aquella conversación, que a mi fantástica partenaire o a la exquisita comida fue: "Los seguros hay que verlos como la puerta para otros productos".


¡Cáspita!


Lo que un profesional ve como algo complejo y difícil, un superbancario lo ve como la manera de entrar en una empresa para venderle la linea de crédito más tarde...


El superbancario decía " es que ir a una empresa hoy a hablarle de una linea de descuento es inútil", claro,  ni se la van a dar y el empresario si la tiene no se atreve a cambiarla por miedo a perderla. "Es mejor entrar por el seguro", y seguía " el otro día fui a una empresa y pagaba por el seguro 2.500€ en AXA, y con la nuestra, le sale 1.800€, así que le hemos hecho un favor y ya le tenemos en el bolsillo". En ese momento me empezaba a sentar mal la carne, pero por si alguien aún no entiende por qué el superbancario lo remata diciendo entre risas: " Y eso que no tenemos ni pajolera!!!".


Seguramente por eso, porque no tiene ni pajolera idea, le salía más barato. Y el empresario a lo mejor esta tan contento... hasta que pase algo, claro...


Pero prefiero olvidar este asunto y quedarme con la idea de que el seguro es una puerta fácil hasta el empresario. Y si lo es para la banca, para los profesionales preparados debe serlo aún más.