Páginas

martes, 28 de octubre de 2008

Estafas y seguros.

Ya advierto que el titulo es sensacionalista, porque de lo que voy a hablar las compañías son sólo victimas circunstanciales y el estafador tampoco es su cliente.

Me explico, estaba leyendo en Capitalis un comentario sobre el recurrente timo de las "cartas nigerianas", se las conoce así porque las primeras cartas y correos electrónicos venían, presuntamente, de Nigeria. El timo consiste en que la victima recibe una carta donde se le propone algún negocio fantástico, o como el caso que os contare un premio de lotería. A cambio para tener que cobrarlo se solicita de la victima una serie de importes en concepto de distintos tramites.

Como decía estaba leyendo esto, cuando me ha venido a la cabeza el caso que ocurrió en España hace unos años. Las loterías de España tienen fama mundial, así que son un reclamo estupendo para estos timos nigerianos. Y con esa excusa, de un premio millonario, una banda de presuntos delincuentes (no se si el asunto estará ya juzgado y condenado) internacionales afincados en Málaga enviaban miles de cartas al día. La mayoría de estas cartas por supuesto van a la papelera, pero un porcentaje contestan y piden más información.

Aquí es donde aparecen las compañías de seguros, estos presuntos delincuentes avalaban los premios con depósitos en aseguradoras, OCASO y Mapfre, por supuesto falsificando documentación de la aseguradoras y del Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado. Pues con este burdo invento sacaron más de 300.000 euros, de victimas en EEUU.

Que curioso, en el resto del mundo una aseguradora da prestigio a cualquier negocio...