lunes, 11 de junio de 2012

Recate y circus

Todo comenzó cuando los superbancarios se equivocaron. Como cualquier otro mortal pensaron que los pisos  no bajarían nunca. Su problema es que ellos eran quienes concedían los créditos de esos pisos hinchados y encargaban las tasaciones, igualmente hinchadas.


Llegó una crisis y sacó lo peor de cada casa, en España: parte de un sistema financiero basado en crédito al ladrillo hinchado y dirigido por políticos. Mala combinación.


La tasa de morosidad creció, estas cajas tuvieron que quedarse con unas viviendas que valen la mitad  de lo que prestaron para comprarlas. Las cuentas no salen. Falta dinero.


Y Panem et circenses que decía Juvenal, mientras el país líder en Europa  jugaba un partidito de futbol con Holanda, y toda España en capilla esperando jugar con Italia, se llega a un acuerdo para que Europa ponga el dinero que les falta a algunas cajas.


Que Europa preste dinero al sistema financiero español no sale gratis. Hay que pagar un pequeño interés, pero sobre todo, condición sine qua non es restructurar/liquidar estas entidades. Hagamos más memoria, ¿Cuál fue primer banco europeo que necesito ayuda en esta crisis?


Efectivamente fue ING en 2008, en está ocasión ayudado integramente por el estado Holandes, hoy ING está pensando en venderse en algún país, y se ha visto obligado a separar actividades: por un lado la banca, por otro los seguros...


¿Será este estilo holandés un modelo a imponer en España por parte de Europa? ¿Cómo afectará a los negocio de seguros de las entidades rescatadas?  Comienza el espectáculo, pero qué más da, España empató.