martes, 8 de febrero de 2011

Sorpresas en la hostelería (por Javier Zamorano)

Hoy tengo el gusto de presentaros un artículo de un buen amigo: Javier Zamorano, es un joven que ha pasado media vida entre fogones, es director del Grupo Alhoma, y que desde hace unos días, embarcado en el 2.0,  nos ofrece su opinión sobre el sector en el blog: "La Realidad del Sector de La Hostelería":

Sorpresas en la Hostelería



Hoy tengo un reto ante mi, mi gran amigo Ángel del Amo experto en el mundo de las aseguradoras y un bloguero con muchos seguidores me brinda la oportunidad de dar  mi vision de los seguros en la hostelería y viceversa, intentaré poder estar a su altura, es difícil pero allá voy.

Quién de nosotros no nos hemos encontrado con la desagradable sorpresa de ir a abrir nuestro negocio y comprobar que algunos desalmados han entrado a robarnos, o bien que durante la noche una avería eléctrica nos a estropeado ese género tan delicado que tenemos en nuestras cámaras….

Y entonces como dicen en mi pueblo a perro flaco todo se le vuelve pulgas, y el por qué de esta frase, pues sencillo: entonces es cuando acudimos a nuestra póliza de seguro, esa que el día que la contratamos no le dimos ninguna importancia, la misma que lo único que nos interesaba era que fuera cuanto mas barata mejor y le decíamos al asesor que nos la vendía que no teníamos tiempo de leer ni escuchar que estábamos muy estresados con pedidos, personal etc., y ahora nos encontramos con que la mitad de nuestros males no están cubiertos y es hora de asumir unos gastos que no estaban presupuestados.

Con esto quiero decir que a la hora de planificar nuestros negocios es mejor curarnos en salud ya que el intentar ahorrarnos unos euros en el seguro nos puede pasar una factura tremenda y más si nos metemos en temas de responsabilidad civil, por el contrario desde aquí también pediría que a nivel de las aseguradoras se especializaran más en nuestro sector ya que a veces nos tratan como si fuera un seguro de una casa sin tener conocimiento de los riesgos reales de nuestro sector y sin poder asesorarnos en el producto que necesitamos realmente, cosa que me parece muy triste que teniendo un mercado seguro por la obligación de tener nuestros negocios asegurados no sepan a veces como explotarlo tanto en beneficio de ellos como nuestro.

El poder tener una rama aseguradora especializada en hostelería, en la cual este al corriente de nuestra necesidades, la que nos pueda dar una respuesta inmediata a la hora de reparar nuestras instalaciones ya que de ellas depende que no sigamos perdiendo dinero, el facilitarnos el gestionar cualquier tipo de incidencia, en definitiva el hacernos la vida más sencilla y al igual que nuestros clientes confían en nosotros a la hora de elegir que comer o que vino tomar, nosotros tener a ese profesional que no ayudará a que no tengamos que echarnos a temblar ante cualquier siniestro en nuestro negocio.

Y por esto para no acordarnos de Santa Bárbara cuando truena, si necesitas un asesor de nivel, acudir a mi amigo Ángel (esta publicidad te la cobraré en cañas).

JZV