Páginas

martes, 19 de octubre de 2010

Pensando en pensiones

Camino de acabar octubre es época de hablar de pensiones, de planes de pensiones. El por qué del momento es terrible, no es por las pensiones es por la desgravación, no es porque el ahorrador lo decida, es porque las aseguradoras y bancos se ponen en campaña.


Yo hace veinte años oía la cantinela de que las pensiones públicas se acaban, del riesgo que tiene depender del sistema público de pensiones, de la dificultad que tiene de mantenerse en el tiempo. Veinte años después... ídem.


Ahora los datos probablemente son más certeros que hace veinte años, quizá sí que llegue el fin en unas decenas de años, pero no creo que el fin del sistema público de pensiones, si no del sistema que conocemos. Habrá que inventar algo nuevo, o facilitar a una generación el cambio a las pensiones privadas.


Lo último que he leído sobre pensiones privadas es que los españoles no confían en los planes de pensiones por su escasa rentabilidad. Y en este momento usar el termino rentabilidad quizá sea hasta exagerado. Uno no puede jugarse la pensión según el momento económico en que te toca jubilarte.


Mucha gente confiaba su economía a la compra de inmuebles, y supongo que después de la que está cayendo durante una buena temporada dejará de hacerse. Los planes de pensiones dan el rédito que pueden, el beneficio de tenerlos es cada vez menor incluso fiscal. Y por ahí además están los seguros de ahorro que son maltratados fiscálmente y mal vendidos, en su mayoría, por redes específicas sin demasiado criterio.


Alguien debería pensar en hacer algo con este "negocio" de la economía del jubilado. Se debería hablar más claro, tomar decisiones, motivar de verdad la contratación de productos destinados al ahorro para la jubilación.


Cuanto más tarde se haga peor.




Via: Cotizalia