martes, 2 de diciembre de 2008

Autónomos, crisis y seguros.


Quién está sufriendo más fuertemente el estallido de la burbuja inmobiliaria son los autónomos y pymes que trabajan alrededor de este negocio. Los subcontratados de las subcontratas.

Este colectivo de miles de albañiles, fontaneros, carpinteros, pintores, etc, que trabajaban en las obras hoy casi paradas, en muchos casos eran autónomos a los que se les exige, entre otras cosas, un seguro de responsabilidad civil, en previsión de los daños que puedan ocasionar durante su trabajo.

Estas pólizas que cuestan desde los 300 a los 3.000€ al año, según profesiones, compañías, garantías y franquicias, antes se pagaban con alegría y ahora cuesta mucho esfuerzo por la escasez de trabajo. Tanto, que muchos profesionales están pensando en deshacerse de este "gasto". Error. Ya hable hace meses de que en tiempo de crisis es más hábil no prescindir de garantías.

Pero en este caso de los autónomos, y pymes, en que el trabajo baja si hay posibilidad de ajustar el precio del seguro de responsabilidad civil. Estas primas se calculan, en muchos de los casos, en función de la facturación anual. Desgraciadamente este año habrá disminuido. Por lo tanto, antes del próximo vencimiento conviene, por si a la aseguradora se le olvida, comunicar al mediador esta supuesta caída de la facturación, para revisar el precio de la póliza sin deja de tener las garantías necesarias para seguir trabajando con tranquilidad.