jueves, 5 de febrero de 2015

Tiempos modernos


Con tiempos modernos no me refiero a la obra maestra de Chaplin, en la que se retrataba la situación del obrero en la época de la gran depresión americana, aunque en cierta manera estemos viviendo situaciones paralelas casi un siglo después. Hago la referencia porque quiero hablaros del aparato más moderno que mide el tiempo, el smartwatch, esos relojes conectados al móvil que te miden el pulso, son podómetros, incluso se puede hablar a través de ellos como hacía Michael Knight en el Coche Fantástico en la serie de los 80'.

Estos aparatitos que todos llevaremos en unos años en la muñeca, que hoy son una extensión del móvil, pero acabarán funcionando de manera independiente, se convertirán en parte imprescindible de nuestras vidas y es que volveremos a dejar de abrir el móvil para ver la hora, y usaremos el reloj inteligente, porque además a la vez de la hora nos dirá el tiempo que viene, y cuantos pasos nos quedan para nuestro objetivo de ejercicio diario.

Estar monitorizado de esta manera abre un mundo de posibilidades a las empresas que puedan tener interés en conocer los hábitos de sus clientes... o sea, de todas. De las aseguradoras también. Aquí ya conocemos los sistemas GPS que se conectan en los coches, para ajustar las primas a la conducción. Estos relojes inteligentes permitirán hacer lo propio con las personas.

https://www.hioscar.com/Al hilo os traigo el caso de una aseguradora neoyorquina, que paga para que te muevas, y lo comprueba con el reloj inteligente. Una aseguradora de Salud, Oscar , que te premia por conseguir tus objetivos de ejercicio diario. ¿No diréis que no tiene sentido? Si haces ejercicio suave a diario visitarás menos al médico... Oscar llega a "pagar" por cumplir tu compromiso de moverte y ser más saludable.


Ya supongo que muchos de los pensamientos de quienes sepan de esta propuesta se alarmarán y tirarán de conspiración "orwelliana" y el miedo a ser observado... los mismos que tienen veinte aplicaciones en el móvil instaladas que están recogiendo los datos de sus movimientos, o las búsquedas que hacen de artículos en las plataformas de compras por internet...

Llegará un momento que será casi imposible ser invisible, pero lo que hay que pedir es que se use, como en el caso de esta aseguradora, de manera beneficiosa para el usuario.

¿Cuánto tiempo tardarán en lanzarse las aseguradoras tradicionales europeas a usar estas tecnologías, o esperarán a que les adelanten otra vez las directas?