viernes, 22 de enero de 2010

¿Es probable?

La probabilidad mide la frecuencia con la que pasan las cosas en condiciones similares. Por ejemplo si tiramos un dado la probabilidad de que salga el número que queremos es de 1 entre 6 (1/6), porque el dado tiene 6 caras, luego seis posibilidades. Este es el ejemplo más sencillo, pero se puede complicar todo lo que queramos incluyendo más variables. (sobre probabilidad)

La probabilidad es básica en Seguros, porque dependiendo de la posibilidad de que ocurra un siniestro (y del coste medio del mismo) se calculará la tarifa a pagar por el asegurado. Pero también es útil para saber la posibilidad de que nos toque un juego de azar. Por ejemplo, el gordo de Navidad tienen una probabilidad de 1 entre 14.500.000,  la lotería primitiva es de 1 entre 14.000.000, la quiniela de futbol es mucho más fácil acertaremos una vez de cada 5.000.000. (más sobre juegos de azar).

Fijaos que parece complicado pero todos tenemos referencias de algún premiado por alguno de estos juegos.

Pero hay otros cálculos no para bien si no para peor... por ejemplo, la probabilidad de morir de una persona es de 1 entre 1, no hay duda, nos toca ¿pero cómo? pues por ejemplo la probabilidad de morir en un accidente relacionado con fuegos artificiales es de 1 entre 340.733, comparad como es muchísimo más fácil morir inaugurando las fiestas del pueblo que nos toque la lotería...

Algunos datos más; morir por un rayo es tan fácil como 1 entre 79.746, de morir por un ahogamiento accidental en la bañera tenemos una probabilidad de 1 entre 11.289 (¡¡qué bien hice en cambiar la bañera por el plato de ducha!!), al caer de unas escaleras 1 entre 2.360...

Vamos a algunos datos más íntimamente ligados a los seguros( de automóvil en este caso) morir en un accidente de moto tiene una probabilidad de 1 entre 1.020, en un accidente como peatón 1 entre 626, en un accidente de coche 1 entre 237...


Y ahora digo yo, si tanto jugamos a los juegos de azar, de media cada español gasta más de 200€, con lo improbable que es que nos toque, ¿por qué no invertimos esa misma cantidad en un seguro de vida? La probabilidad dice que, lamentablemente, es más sencillo cobrarlo...

Fuente:  Diario Zurich (Enero 2010)