lunes, 15 de septiembre de 2008

Quiebra Lehman Brothers.

¿Y que? Si es un banco americano y esto va de seguros...

Pero estamos en un mundo globalizado, todo afecta. Tanto, que el Ibex 35 a estas horas pierde más de cuatro puntos. Tanto, que las cotizaciones de los bancos españoles caen.

Otra de las caídas mas fuertes de la semana pasada en Wall Street fue AIG (el viernes -31%!) y hoy ha empezado mal, muy mal. Parece que tienen un plan: buscar dinero, bueno pedirlo a la Reserva Federal. Para los despistados, AIG si es una aseguradora.

Las compañías españolas que cotizan también caen en la bolsa, y ahora los bancos también juegan a ser compañía.

Sin embargo lo que pretendo no es alarmar, al contrario: tranquilizar a los asegurados de compañías con sede en España.

Que una compañía de seguros quiebre en España es difícil, muy difícil. Las aseguradoras tienen obligación de mantener unas reservas financieras que garanticen sus operaciones de seguros. Existen distintos tipos de reservas: Matemáticas, riesgos en curso, prestaciones pendientes de pago, de desviación... Simplificando mucho y con el afán de tranquilizar: tienen el dinero de los siniestros que tienen que pagar preparado para cuando haya que hacerlo.

Pero además no es que tengan que tener las reservas, es que la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, dependiente del Ministerio de Economía, controla que las tienen. Así será hasta que lo cambien.

Por lo tanto, tranquilidad. El único problema, si la cosa sigue así, es que notaremos que las tarifas tenderán a suavizar los problemas económicos de las aseguradoras. Para quien no entienda el eufemismo: ¡preparad las carteras!