martes, 20 de mayo de 2014

El arte de condicionar

Condición es la circunstancia imprescindible para la existencia de otra. Una persona condicionada es la que está obligada a una circunstancia para obtener otra. Pues condicionados por el banco se encuentran el 90% de los españoles al solicitar una hipoteca, para contratar un seguro.


El dato surge de una encuesta realizada por Iures.con, un foro de juristas especializados en derecho de consumo, y que ha sido presentada por el Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros.


No deja de ser de república bananera que una Ley prohíba la imposición de cualquier contrato de seguro, y la inmensa mayoría del pueblo se sienta condicionado a contratar un seguro donde no quiere. Si Voltaire levantara la cabeza...


No merece la pena volver a contar el truco que usa la banca de subir el precio del crédito si no pasas por el aro de contratar el seguro que ellos dicen, al precio que les viene bien, y que esta misma encuesta, hace pensar a los consumidores, al 45%, que está hecho para el banco, o sea,  pensado para el banco y no para el asegurado.


Aquella esperanza de la directiva europea sobre hipotecas, y aquel titular, de hace meses de que "la banca no podrá vincular seguros a hipotecas", lo desmonta el estudio que acompaña la encuesta, como por cierto adelanté en un artículo hace muchos meses. Y es que a partir de ahora, no podrán vincular pero si combinar. Combinar es unir cosas diversas. El diccionario a veces es esclarecedor...grilletes


Pero además de dejar la misma situación, la directiva que entrará en vigor en España cuando alguien se ponga a trabajar, año y medio de plazo, deja abierta la posibilidad a que no sea solo el seguro de incendio de la vivienda hipotecada, incluso la directiva habla de planes de pensiones, pero podría ser cualquier cosa que se estime justificable, es más si es justificable podría incluso vincularse la venta. Para vincular me gusta la sexta acepción del RAE: Asegurar, atar con prisiones... dirás que no es bonita...


Cuando la banca consigue que Europa le deje condicionar, y el consumidor consiente, es que son unos artistas.