martes, 22 de octubre de 2013

Seguros de Alquiler

La semana pasada salió a la luz una noticia que advertía de quejas, consultas y reclamaciones por lo que los arrendadores creían que eran seguros de alquiler.


Surgen como setas las inmobiliarias otra vez. Ahora no con la intención de la compraventa de pisos, sino con las miras puestas en los valientes dispuestos a poner en alquiler aquella vivienda que no pueden vender, porque solo se conceden hipotecas a las viviendas propiedad de los bancos. Por cierto, mecanismo por el cual siguen teniendo un valor inflado esas propiedades que les viene muy bien a los bancos para justificar su patrimonio.


De estas nuevas agencias inmobiliarias muchas nacen bajo los esloganes o nombres similares a  "arriendo seguro ", "alquila con garantía", "inquilinato sin riesgo" y demás... Los sistemas para lograr garantizar la tranquilidad del propietario son varios, así como los resultados...


Algunas de estas inmobiliarias "reaseguran" el riesgo que contraen para pagar los alquileres, otras de cara ofrecen un seguro, algunas garantizan por si mismas el proceso de desahucio, y otras ofrecen servicios arbitraje privado, y que cuando no se explica bien, en una inmobiliaria amparada por los adjetivos "seguro" o "garantizado" crea confusión y lleva a las quejas.


El arrendador espera no tener problemas, pero por si acaso, firma ese contrato de arbitraje, lleno de letra pequeña y por unas decenas de euros, con la esperanza de que alguien se encargue de pagarle si el inquilino no lo hace. Sin embargo la adhesión a un sistema de arbitraje no es un seguro, no funciona como un seguro, y no cuesta lo que un seguro. 


¿Qué hacen las compañías para desmarcarse de estas inmobiliarias "seguro"? ¿Por qué UNESPA no explica las diferencias entre asegurar y contratar un arbitraje?


 

VIA | Las Provincias