jueves, 18 de octubre de 2012

¿Por qué no hacer seguros en los bancos?

Esta semana compartía en este mismo blog las impresiones de algunos clientes de seguros en bancos sobre por qué habían contratado sus pólizas en el banco. Hoy quiero explicar porque se equivocaron.


La mayor de las excusas para tener el seguro en el banco es "me obligaron con la hipoteca". Realmente deberían decir "me deje obligar", o "no me preocupaba lo suficiente el seguro", porque la realidad es que se podía firmar una hipoteca sin seguros.  Hoy no se puede, porque no conceden hipotecas. Pero cuando se vuelva a poder es cuestión de buscar ofertas.


Hay quién decide hacer algún seguro en un banco para mejorar el tipo de interés de una hipoteca. El descuento mensual en una hipoteca rondará los 10€. Un capital. Un capital por el que te fuerzas a mantener un producto, que no has elegido, decenas de años. Sin saber, por ejemplo, como evolucionará el precio... que estando vinculado veinte años, sin posibilidad de anularlo, te puedes imaginar como ira "bajando" la prima a pagar año a año...


También está el empresario al que el director de la sucursal le pide el favor de hacerle algún seguro porque "es que no llego a objetivos". El empresario accede porque piensa que así tiene una mejor posición a la hora de pedir crédito o mejorar las comisiones de los productos bancarios. Con el tiempo el empresario se da cuenta que tener el seguro en el banco ya no cuenta, que al director le han cambiado de sucursal, y el nuevo ya no tiene competencias para nada, que todo depende de un departamento donde miran el riesgo... y los seguros no cuentan.


Hay quién piensa que un seguro hecho en un banco es mucho más solvente porque tiene al banco detrás. La realidad es que si creemos a las agencias de calificación de riesgos, la mayoría de aseguradoras son mucho más solventes que cualquier banco español. Que el banco no aporta ningún valor a la póliza, y que se dedica solo a darle clientes a la compañía a cambio de una comisión.


Y después está quien contrata un seguro porque se lo ofrecen en el banco y les parece interesante. Y lo hacen porque el superbancario tiene la habilidad de crear la necesidad y la posición de dominio suficiente para que su cliente acceda a la contratación sin consultar en otro sitio si lo que le ofrecen tiene un precio de mercado aceptable. A poco que se pararan a pensar, y consultaran a un par de profesionales, se darían cuenta que lo que le han ofrecido es caro, cuando no malo, y la mayoría de las veces no cumple con sus necesidades reales.


Hacer un seguro en un banco significa que lo haces con el banco, no con las personas que trabajan hoy allí, que mañana no estarán, que no podrán ayudarte. Haces el seguro con el banco que sólo piensa en ti como una cuenta que rentabilizar, el seguro es solo un medio para sacarte el dinero que antes conseguían con tipos de interés más altos, y ahora sin tanto margen tienen que  dedicarse a vender todo lo que puedan lo que les dejes.


Hacer un seguro en un banco no tiene ninguna ventaja.