jueves, 17 de noviembre de 2011

Un taller destroza coches de clientes para estafar a aseguradoras

El titular lo dice casi todo. La noticia la veíamos ayer en los telediarios, incluso alguno abría con la noticia, y eso que aquí estamos en campaña electoral, el gasoil en máximos históricos, en Italia con un precipitado cambio de gobierno y en general en Europa con el agua al cuello... Es de suponer que entienden que es noticia, por lo tanto inusual.


El taller en cuestión aumentaba los daños del vehículo cuando llegaban a ser reparados, por lo que el taller subía el importe de las facturas. Yo no veo lo inusual por ningún lado.


Pero detrás hay más, dice Antena3, que tanto el dueño del taller como su hija son mediadores de seguros... De ser así, explicaría que los propietarios de los coches ni se enteraran, porque el taller sería el último paso que recorrería el parte de siniestro antes de llegar a la aseguradora.


El asunto sale a la luz gracias a un empleado descontento con su despido y con pruebas gráficas de lo que sucedía en el taller.


Conclusiones: todo el mundo sabe que no se debe estafar a las aseguradoras, pero mientras todo vaya bien se permite. Las aseguradoras son poco exigentes a la hora de encontrar sus colaboradores, y me refiero tanto a reparadores como agentes.


VIA|Antena3