Páginas

jueves, 14 de abril de 2011

El precio de la libertad

En la Roma clásica tener, o ser esclavo, dependía de quién fuera tu padre, de padres libres, hijo libre; si un esclavo tenía descendencia el retoño pertenecía también al amo.

También podías convertirte en esclavo de otro hombre cuando no podías pagar las deudas.

Pero los esclavos se podían emancipar, entre otros medios, podían comprar la libertad si conseguían patrimonio suficiente trabajando en los negocios de su amo.

Hoy la cosa ha cambiado, ya no te conviertes en esclavo cuando no puedes pagar tus deudas, sino cuando las adquieres: cuando pides la hipoteca. Sin embargo emanciparte es, gracias a Dios, mucho más fácil. Y por supuesto, hablo de seguros.

Hoy ya no lo llaman esclavitud sino vinculación. Esta mejor visto y es mucho más cool. Pero con la hipoteca la mayoría de consumidores esta firmando esclavitud a 30 años, eliminando el poder de decidir en el futuro libremente.

Cuando pides una hipoteca te cuentan sus requisitos y te ofrecen un tipo de interés que conlleva, no solo cuotas para 30 o 35 años, también cuentas, tarjetas... y seguros: mínimo de hogar y de vida. Pero como ya se van dando cuenta que no pueden obligar, a ese paquete de  extras, que nada tiene que ver con la hipoteca, le llaman "vinculación". Y te dan la opción de prescindir de la vinculación, pero como es lógico el banco te penaliza, porque no cobra las comisiones de los seguros.

Vamos al cuanto, ¿qué me cuesta ser libre de elegir donde y como hago los seguros?, pues después de un miniestudio de mercado la cosa la podemos valorar entre el 0,1%, y el 0,3% del interés.

El importe medio de las hipotecas en España que se están concediendo es de 111.000€, si calculamos la cuota a 30 años, a un 4%TAE, nos costaría 530€ al mes. Si nos desvinculamos y compramos nuestra libertad, por ese 0,1%, la cuota subiría a 536€ al mes, 6 (SEIS) euros más.

Pues sí, ese es el precio de tu libertad, seis euros al mes.

Siento no haber encontrado herramienta para convertir la cifra en sestercios.

Y tu... ¿eres libre?