martes, 14 de septiembre de 2010

Las chicas de oro

Ayer se produjo el estreno de las Chicas de oro a la española, la versión de andar por casa de la serie mítica.


No hay más remedio que comparar con el original, y puede que sea por eso de que la memoria es selectiva y se queda con lo bueno, pero no hay color...


Para que un comedia de situación funcione debe tener más chispa de la que ofrecen las españolas, que parecen perdidas en la escena probablemente por culpa de un guión muy suave. Pero seguro que encontráis mejores críticas en la red. Las traigo aquí porque resulta que su primer episodio trata de un robo.


En una de las escenas despiden de mala manera a un "comercial" porque, según Dorothy la sensata del grupo, les ha intentado colocar lo que a él le interesaba, apoyado en cifras que se supone usa de manera partidista. El comercial no se sabe muy bien que vendía porque ellas hablan de SEGURO, y el vendedor de sistemas de seguridad.


Una vez más se deja claro que el equipo de guionistas ni tiene gracia, ni sabe de seguros. Que sepan de seguros no es imprescindible,  probablemente la imagen del vendedor que lanzan es producida porque nunca han tenido un contacto con un profesional del sector. Pero estas cosas tienen arreglo con el tiempo, lo de la falta de chispa es más problemático...