Páginas

jueves, 9 de septiembre de 2010

Efectos milagrosos de la crisis.

La crisis transforman las cosas hasta puntos insospechados.

La palabra crisis viene del griego κρίσις (Krisis), y esta del verbo κρινειν (Krinein). "Krisis" se debe traducir como transformación de algo y "krinein" como decidir. Hoy en castellano "crisis" dice la RAE que , en su tercera acepción, es: Situación de un asunto o proceso cuando está en duda la continuación, modificación o cese.

La crisis, ese momento de transformación, nos lleva a tomar decisiones. Y algunas de estas decisiones hacen mutar hasta nuestras propiedades. 

Hace unos días un cliente me llamaba para tratar de reducir el coste de sus pólizas, aunque son locales y pisos que recordaba como se hicieron, como son pólizas de muchos años, empezamos por el principio , analizando el riesgo. Comenzando por el negocio, una tienda que hace 8 años era una maravillosa exposición de diseño, hoy se ha convertido en: "Quita, quita contenido porque tenemos cuatro cosas", yo diría que incluso ha menguado y tiene menos metros cuadrados disponibles.

Pero cuando llegamos a su "extraordinario piso", que había sido "Amueblado en el Corte Ingles porque lo compramos todo allí", ha pasado a: "¿los muebles? si no valen nada"... Pero el culmen de la Krisis, como transformación, llego cuando me entero de que su "Ático con terraza gigantesca puesta con decoración de muebles de jardín a todo lujo" ha pasado a ser "Un pisito con una terraza, con acceso a través del descansillo de la comunidad, con cuatro sillas de plástico".

¡Esto son transformaciones y no las del Gregor Samsa de Kafka!

La crisis, el cambio, la metamorfosis, suele llevar de oruga a preciosa mariposa, pero algunos se despiertan  como polilla de guardarropa.