jueves, 29 de julio de 2010

Disquisiciones semánticas / alergias significativas.

Vuelve a ser noticia Liberty seguros por sus campañas de publicidad.


La aseguradora ha emitido una nota de prensa anunciando su nueva oleada de spots y reafirmando su apoyo a la mediación. Viendo el spot no cabe ninguna duda que la idea que planea de fondo es que el consumidor de seguros necesita ayuda, y que las máquinas no solo no ayudan, sino que complican. Todo ello con el sentido del humor que parece, ahora,  imprescindible en el marketing asegurador...




Ya el año pasado ganaron un AMPE de oro por la campaña similar que hablaba de la evolución de las máquinas, y lo poco, bajo su visión, que han aportado a la sociedad. Y ahora insisten en la idea, dándole una vuelta de tuerca.


Hace unos meses contaba como una aseguradora (Liberty) trataba de poner trabas a los superbancarios en sus safaris alegales de datos, en los que, primero, tratan de dar caza a las cifras para, después, usando un señuelo, dar  caza al despistado cliente.


Pero poco más tarde vemos que no es oro todo lo que reluce, y que, como los buenos inversores conocedores del mercado, tienen  huevos en todos los cestos.


Y con la publicidad, pese a su buena intención, parece que tuvieran cierta alergia a usar las palabras agentes y corredores.


Prefieren recomendar sus asesores. Asesor es una definición muy corta para el trabajo que debe desempeñar un mediador de seguros. El mediador no solo da consejos, realiza trabajos.: asiste, emite pólizas, negocia y discute con compañías por su cliente... Esta es una diferencia básica. No sólo es semántica. Parece que las compañías, todas, quisieran que sus mediadores sean sólo asesores.


Además, con la cercana posibilidad, del cambio o ampliación, de denominación de los auxiliares externos, a asesores auxiliares, que algunas compañías se empeñen en usar esta palabra tiene poco sentido.


En las cuñas de radio y spots de televisión recomiendan asesores, y en las notas de prensa dicen apostar por los mediadores. Y desde luego que lo hacen, apuestan por los agentes, apuestan por los corredores y apuestan por bancaseguros. Apuestan por los mediadores en toda su extensión. Y es lo lógico porque como compañía tiene el deber de distribuir sus productos de todas las formas disponibles en el mercado.


La campaña será un éxito: muchos consumidores creerán en la idea, muchos mediadores se acercarán a Liberty para distribuir sus productos porque la mayoría compartimos parte del mensaje.


Mi enhorabuena porque ya ha quedado en el subconsciente colectivo que Liberty apoya la mediación. El marketing ha funcionado. Pero no deja de ser curioso que cuando sus asesores de la banca, los mediadores de bancaseguros, entregan un presupuesto les digan que para ampliar información pueden llamar por teléfono a través de un 902...


¿Te parece sólo una cuestión semántica?