martes, 25 de mayo de 2010

El 41% de las reclamaciones a Seguros no se admiten a trámite.

Un año más aumentan las reclamaciones tramitadas por el Servicio de Reclamaciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.


En concreto un 33,62% de subida con respecto a 2008. Y en 2008 un 30,5% de subida con respecto a 2007, y en 2007 un 13% más... Es para que el sector se sienta orgulloso...


Lo que sí que hay que agradecer es la memoria que lanza la Dirección General de Seguros, esta vez añaden datos que antes pasaban por alto, y que son dignos de tener en cuenta y que espero poder ir desgranando en los próximos días.


El primer dato, este  aumento de reclamaciones, hemos de achacarlo al empeoramiento del servicio o al descubrimiento por parte del consumidor del servicio de reclamaciones. Yo me decanto por la suma de  ambas circunstancias. Alguien acaba hablándote del Servicio de Reclamaciones cuando estabas harto de discutir con un telefonista.


Analicemos un dato curioso, de los 7.584 expedientes de finalizados en 2009, tenemos 3.341 que no se han admitido a trámite. En concreto 2.789 porque no cumplen los requisitos. El tanto por ciento sobre la totalidad de los expedientes no admitidos es el 41,36%. Casi la mitad están mal presentados. El año pasado estos expedientes no admitidos suponían el 35%.


Siento el baile de cifras, pero trato de llegar a la conclusión, con números,  de que los consumidores cada vez están peor asesorados. Hasta el punto que cada vez menos consumidores saben como hacer una reclamación. Apostaría a que la mayoría de estos expedientes rechazados lo son porque antes no se ha hecho la reclamación pertinente al Defensor del Asegurado de la entidad...


Seguimos, de estas reclamaciones resueltas, dice la DGSFP que más o menos la mitad, "como en años anteriores", se resuelven a favor de la entidad aseguradora y la otra mitad a favor del demandante. ¿El mediador de seguros no es capaz de hacerle ver al cliente cuando tiene razón?


En conclusión: las aseguradoras empeoran el servicio (hay más reclamaciones), y además los distribuidores son peores porque no saben ni asesorar a sus clientes para que pongan una reclamación, o para explicarles que no tienen razón.


Mal vamos.



VIA| DGSFP