lunes, 12 de abril de 2010

Ahorrar de forma segura.

Copio el Artículo que escribí a finales del año pasado para la revista de la Asociación de Fomento de Empresarios del Sur (AFES) y que ha visto la luz hace unas semanas:


Hace unos días podíamos leer en la prensa salmón que las empresas están recortando coberturas y garantías de sus pólizas de seguro como método para disminuir los gastos. ¡Arriesgado ejercicio!

Los empresarios deberíamos tener claro que los seguros son una forma de controlar el gasto; adquirimos un gasto fijo a cambio de eliminar los extraordinarios. Contratamos una póliza de seguro a cambio de no tener que hacer una reparación en las instalaciones por un incendio, por no tener que reponer de golpe las existencias robadas, o las mercancías siniestradas en un transporte.

Hay que tener en cuenta la coyuntura actual en la que nos encontramos donde conseguir efectivo para una reparación, o reposición de materiales, puede ser una terrible tarea de negociación con los bancos. En muchas ocasiones será infructuosa. Por eso, ahora más que nunca, se hace imprescindible contar en las pólizas de seguro con las máximas coberturas posibles.

La parte positiva es que en este momento las aseguradoras han bajado los precios, nos encontramos con el final del trayecto de un mercado blando que ha dejado las tarifas reducidas a su mínima expresión. Esta es una oportunidad única para revisar nuestras pólizas de seguro, analizarlas con nuestros agentes, y sondear el mercado en busca de mejores ofertas.

Hay que hablar con los mediadores de seguros, revisar los capitales y coberturas, y pedir un par de ofertas más para comprobar por donde va el mercado. Dedicar un par de tardes a estos menesteres nos proporcionará tranquilidad y posiblemente reduzcamos gastos.

Es el momento de ahorrar en seguros, pero sin llegar a perder en seguridad.