martes, 9 de marzo de 2010

El quinto poder.

Desde antes de la separación de los tres poderes de Montesquieu (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) ya se hablaba de la influencia de la prensa como el cuarto poder.


Ahora si sumamos los 3 poderes básicos más el 2.0 de moda, nos da 5, el quinto poder que tienen en sus manos los nuevos "opinadores", los  creadores de contenido: los bloggers y los gurus de las redes sociales. Hace unas semanas veíamos como al ver la luz el proyecto de Ley de Economía Sostenible un grupo de bloggers, de esos nuevos gurus, plantaba batalla a los artículos incluidos por la ministra González Sinde referidos a internet.


Tanto ruido se hizo en la blogosfera que Gonzalez Sinde no tuvo más remedio que recibir a un grupo de estos bloggers para calmar el ambiente. Y todo el ruido se organizo en unas horas, indendiado por un texto que se difundió a toda velocidad a través de twitter... Está claro que el quinto poder está en el ambiente, pero sin organizar, hasta que sea necesario, hasta que haya una chispa que incendie el ánimo...


Pero a qué viene esto... En el turno de preguntas de la ya famosa jornada de Seguros 2.0 uno de los asistentes hizo una reflexión sobre donde estaba el límite de los comentarios que se vierten en los blogs de seguros y aportó la idea de que las aseguradoras esta atentas a como se dicen las cosas aunque no quieren actuar hasta ver como va avanzando la situación...


La diferencia entre el cuarto y quinto poder son los compromisos. La prensa al ser una industria vive de sus anunciantes y las aseguradoras invierten mucho en publicidad. Pero el blogger, en general, tiene voto de pobreza, no suele escribir por dinero. Eso lo saben los lectores y por eso valoran estos textos, al menos, como tan fiables como la prensa. Y esto hace que los bloggers ejerzan cierta influencia sobre su grupo de seguidores.


Supongo que mientras no se legisle limitando la libertad de expresión, que confío no ocurra en los próximos 100 años, la mayoría de estos bloggers sigan siendo libres y mantengan el nivel de influencia, aún sin organizarse mas que para lo imprescindible, se van a convertir en un latente quinto poder.


Me pregunto hasta que punto las aseguradoras "respetan" a los bloggers especializados...