martes, 29 de septiembre de 2009

Subirán los impuestos.

A lo mejor no os habéis enterado pero van a subir los impuestos. Este sabado, sí, el sábado. El sábado en el que  juegan Real Madrid y FC Barcelona se aprobó el Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2010.


monedas



Además del IVA, subirán las rentas del capital, en Román Paladino, afecta a los depósitos y seguros de vida, gravando con el 19%  los primeros 6.000€, y al 21% a partir de ahí.



Uno de los problemas de este país es el poder adquisitivo de los jubilados. La promesa de subida de pensiones es lugar común cada campaña electoral. Desde el sector asegurador se insiste, tanto como los políticos en prometer pensiones, en que ayudaría una fiscalidad atractiva para el ahorro. Sin embargo en los últimos años hemos visto un empeoramiento lento pero progresivo en el trato fiscal para los seguros de vida.



Entre este último maltrato fiscal, y el historial de cambios que llevamos dan pocas ganas de hacerse un seguro de vida. Y lo que es peor: de ahorrar.



¿Pero quiénes son los titulares de estos seguros de vida y depósitos bancarios que se verán afectados? Mi experiencia es que el trabajador medio,  el que durante muchos años de esfuerzo consigue ahorrar seis, ocho o diez mil euros y no llega a tener la posibilidad de comprar una segunda residencia son los que contratan estos depósitos y seguros de vida.



Estos ahorros que ahora se ven afectados por la subida de impuestos, son los que tienen la finalidad de cubrir una enfermedad, una época de desempleo, de compensar en los años de pensionista... en definitiva no son lujos.



Pero hay algo que se le olvida al gobierno cuando sube estos impuestos ¿qué hace la aseguradora con el dinero de estos pequeños ahorradores? Pues lo invierte en empresas, para que generen riqueza al estado en forma, sin ir más lejos, de puestos de trabajo. O incluso, en muchas ocasiones, este dinero va a financiar al propio estado.



Nos falta cultura del ahorro, no sólo esa predisposición para hacerlo, también saber por qué. Y ya que nadie se para a explicarlo, al menos ¡Que no lo graven más!



Imagen: Leonardo del'Aquilla