miércoles, 1 de julio de 2009

Resultados primer trimestre. ¿En el límite?

El negocio de no vida de las aseguradoras pierde rentabilidad. Los resultados de las cuentas técnicas empeoran, caen más de un 30% a marzo de 2009.

Sube la siniestralidad, aumentan los gastos de explotación, empeora el resultado de las inversiones... y mientras las compañías siguen bajando precios para captar negocio. Y por lo tanto, necesariamente, para retener sus clientes.

A los consumidores todo esto les suena bien: "las aseguradoras ya no ganan tanto", "tienen margenes para bajar precios", "los seguros son cada vez más baratos"...

Pero ¿tiene límite esta situación?

El límite de la rentabilidad. Al ritmo que se pierde en poco tiempo las aseguradoras no serán rentables, no vaticino el cierre de estas, pero si un endurecimiento del mercado. Estamos en el límite.

La competencia no solo es lícita sino necesaria. Imprescindible incluso. Pero la competitividad está siendo tan agresiva, que empieza a ser lesiva para el propio sector. En este momento una mala racha en la siniestralidad o caídas de cartera pueden poner en riesgo la estabilidad de una aseguradora.

¿Hay soluciones? Lo importante es localizar el problema. ¿Por qué ocurre esto? Simplemente las compañías cobran menos de lo que deben. Se puede sumar que la crisis aumenta la siniestralidad, que se eleva el numero de fraudes... pero el principal problema es que se cobra de menos...

Yo se que esto no es lo que se quiere escuchar, pero las compañías con mayor rigor técnico, endurecerán sus tarifas, irán acabando con los descuentos comerciales hasta desaparecer, y empezarán a ser más selectivos, se revisará la selección de riesgos... y acabarán arrastrando a todas.

El que auguro no es un escenario apocalíptico, porque ya se ha vivido y no se acabó el mundo. Pero volverá a ocurrir porque se cae en los mismos pecados de hace tres lustros, y el mercado tiene que corregirse. Muchos dudarán de que esto ocurra, seguramente los mismos que dudaban cuando hace cinco años algunos decíamos que los pisos perderían valor...

Cuando ocurrirá y cuanto tardará en pasar es cuestión del tiempo en que tarden en reaccionar las aseguradoras. Confiemos en su rigor.