martes, 14 de julio de 2009

Mutua Madrileña: la inmobiliaria.


Mutua Madrileña (MM) ha sido la mutua de referencia en seguros de automóvil en Madrid, llegaron a tener casi un 60% de los vehículos de la capital asegurados.


Como mutua que es: no tiene ánimo de lucro. Y lo que han venido haciendo con los beneficios ha sido comprar inmuebles. Tantos que sólo  en el eje de Castellana tienen diez edificios y otros tantos repartidos por ahí... Para gestionar ese patrimonio cuentan con una sociedad inmobiliaria: Inmomutua Madrileña S.A.U. (Mutua Inmobiliaria)


Ignacio Garralda, presidente de MM, desde que llego al cargo lo hizo con la idea de devolver el espíritu mutual de la entidad, centrándose en el negocio asegurador y no tanto en el inmobiliario. Hace un mes Garralda advertía que vendería inmuebles en el eje de Castellana para evitar una concentración excesiva de suelo en el lugar, y valoraban el edificio de Castellana 15 en 31,1 milones de euros.


Para que no se quejen las inmobiliarias de que no tienen trabajo, por lo menos la de Mutua si que vende: la semana pasada Castellana, 15 por 30M de euros. Así que parece que han tenido que bajar sus pretensiones y descontar al comprador, la familia Reyzabal, 1,1 millones de euros, casi 200 millones de pesetas, la crisis...


Esta disminución de valor de los inmuebles tiene otro perjuicio para la aseguradora, además de ser el patrimonio de los mutualistas, los edificios avalan las reservas de la compañía, y no hay que ser muy listo para comprender que en los últimos meses han bajado. Y eso que desde la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) ya le estaban advirtiendo del riesgo que corrían por la excesiva posición al mercado de alquiler de oficinas.


La situación no es ni mucho menos preocupante, el año pasado MM era la compañía con mayor margen de solvencia. Pero entre la perdida de valor de los edificios, la caída de clientes, y el coste que está teniendo la captación de nuevos a base de descuentos y renovaciones a la baja que habrá que justificar técnicamente con reservas, el abandono del proyecto de la ciudad sanitaria... muchos cambios y todos que tienen que ver con dinero.


Este es un año decisivo para Mutua, habrá que ver si son capaces de frenar la caída de clientes,  como les afecta el parón inmobiliario, y en que emplean esos 30M de euros: en otro edificio, fusiones, descuentos a mutualistas...



VIA| Expansión