miércoles, 15 de julio de 2009

Error sanitario.

El bebé Rayan murió el lunes por el error de una enfermera que confundió una sonda nasogástrica con una vía intravenosa. Un lamentable error.


hospitalYo no voy a entrar en el dilema que hay en la calle sobre si la sanidad tiene el nivel que esperamos, si nuestros profesionales lo son suficientemente... Yo dejo todo eso a un lado y me centro en la parte que me atañe: el seguro.


Y es que hasta un suceso como este tiene su reflejo en los seguros, o más que reflejo: repercusión.


Al final, cuando hay un error hay que pagar por el, y en euros. Cada uno de nosotros tenemos una responsabilidad en nuestros actos, en el ámbito laboral también. Esta responsabilidad es habitual tenerla asegurada con una compañía de seguros.



Los sistemas de salud de cada comunidad autónoma no son menos y aseguran los daños que pueden provocar a los usuarios de todos los centros sanitarios públicos.



La muerte del bebé costará entre 150.000 y 200.000€ a la aseguradora del Instituto Madrileño de la Salud, que si la cabeza no me falla sería Zurich QBE Insurance que  habrá cobrado por la póliza más de 6 millones de €, cifra que en la práctica totalidad irá a indemnizaciones de casos similares... O sea que los sistemas de salud deben fallar... pero yo no iba a meterme en esas cosas...




Fotografía: Alvarezperea