viernes, 5 de junio de 2009

¡Compañía!: ¡A reclamar!


La noticia, como era de esperar, pasó sin pena ni gloria; pero hete aquí que seis meses después los profesionales estamos empezando a ver un cambio de actitud en las compañías. Se empiezan a preocupar mucho por los recibos impagados.

Antes era habitual que un recibo trimestral viniera devuelto del banco y sin más alboroto se anulaba la póliza y a otra cosa. Ahora, las aseguradoras, empiezan a enviar cartas reclamando amenazantes a los tomadores. Advirtiendo de la obligación del tomador de pagar los recibos hasta que el contrato de seguro este anulado conforme a ley. Recordad: al menos advirtiendolo con dos meses de antelación.

Incluso las aseguradoras advierten a sus redes que reclamaran, hasta el final, recibos de unos pocos cientos de euros. Parece que esta vez si van en serio.

Y lo hacen justo ahora cuando algunos pretendían debatir el sinsentido de este plazo, excesivamente largo para el consumidor sumido en una vida acelerada, donde no puedes prever nada más allá de un par de semanas... cuando incluso las aseguradoras en ese periodo pueden haber cambiado sus tarifas tres veces.

Parece obvio que las compañías, que han perdido mucho negocio el año pasado, pretenden poner freno a esa fuga de clientes; y no ayudar a su salida es una forma de retener. Pero puede haber algo más detrás...

Alain Puyo en su árticulo "Seguros- Trampas- Mentiras" da una pista. La contabilidad. Esa ciencia al servicio de la necesidad.

¿Mantener los recibos en situación de pendiente dará el respiro necesario en las cuentas de las aseguradoras? ¿Será suficiente para mantener el ritmo de las cotizaciones de sus valores en las bolsas ahora que comienzan a remontar ?