Páginas

lunes, 16 de marzo de 2009

Más del 50% de agentes de seguros no pueden sobrevivir.

Según ICEA, el 56% de los agentes exclusivos de seguros tienen una cartera inferior a 30.000€ al año, y eso da sólo como para pagar un par de meses de hipoteca.

Y es que en 2008 habían registrados más de 87.000 agentes. Y 48.734 manejan volúmenes inferiores a los 30.000€. En ningún sitio de la Europa civilizada se dan estos números. En Francia, Inglaterra o Alemania cualquier agente tiene más de un millón de euros de cartera. El motivo es que no hay tantos agentes. El negocio esta mucho más concentrado. Y el problema en España es la falta de rigor por parte de las compañías al abrir códigos. Cualquiera puede vender seguros en España. Solo hay un requisito, estar en paro y desesperado... encontraras tres o cuatro aseguradoras que te ficharan para que hagas tus seguros, los de tu familia y abandones a los pocos meses...

De hecho en 2008 había registrados 4.000 agentes más que en 2007. Y apuesto a que durante este año aparecerán, como las setas en otoño, otros 10.000. A algunas compañías les da igual, un cursillo de un par de semanas y a la calle a vender.

De los 87.000, hay unos 27.000 agentes que tienen una cartera entre los 30.000€ y los 300.000€. Esto tampoco da para vivir holgadamente, pero los casi 7.000 que pasan de los 150.000€ se puede empezar a considerar como profesionales del seguro, y con constancia, a un paso de ser rentables. Que es donde están los 10.308 agentes exclusivos que ha contado ICEA que manejan más de 300.000€.

Las cifras son malas. Pésimas. Lamentables. Dicen muy poco bueno del sector. Hay muchos agentes, aumentan en época de crisis porque se tiene como profesión salvavidas, y la aplastante mayoría no son profesionales de dedicación exclusiva. Y únicamente un 20% de los agentes exclusivos tienen un volumen para poder permitirse dedicarse al seguro, y por lo tanto, saber lo que hacen.

¿Quién sale perdiendo con este panorama? El consumidor que solo tiene un 20% de posibilidades de acertar con un buen agente.

Cuando vayáis a contratar con vuestros seguros a las oficinas de mediadores (agentes y corredores de seguros) no os quedéis con la primera oferta, seguid comparando, seguid escuchando a los profesionales, y confiad en vuestra intuición para acertar con el mediador adecuado.