martes, 10 de marzo de 2009

Fraudes.


Hoy tocan fraudes. ¿Y por que hoy? Porque ayer vi una noticia en los informativos de la noche de Telecinco, como contaban que detienen a un hombre por ordenar quemar su casa, con la desgracia de que el pirómano de encargo muere quemado.

La noticia en si es un fraude porque ya no es noticia. A no ser que los redactores del Mercantil Valenciano tenga la facultad de predecir el futuro. Ellos dieron la noticia con casi medio año de adelanto... Y no solo ellos; diario informacion, El mundo... también.

La tele y esa rapidez informativa que la caracteriza.

Pero a mi me da para escribir un poco sobre fraudes, porque el detenido, taxista de Benijófar (Alicante), había contratado a un súbdito ecuatoriano para que le prendiera fuego a su casa, para cobrar el seguro. Uno dice a la compañía de seguros que el teléfono que le han robado le costo 10€ más y ya se creen capaces de quemar una casa y engañar a peritos, bomberos y policía... La ingenuidad es muy tierna de no ser porque el ecuatoriano murió por las heridas producidas por el fuego que había provocado el mismo.

El incendiario intento hacer creer que el estaba pintando la casa cuando un desconocido le prendió fuego. Según parece no contó con la reacción del fuego sobre la pintura, que exploto, y se quemo el solo al intentar quemar el chalé. Días después falleció en el hospital.

Miguel, el taxista, estará con los mismos problemas económicos de antes, sin casa, a la espera de un juicio por los presuntos delitos de incendio en bienes propios y estafa en grado de tentativa.

En época de crisis a mucha gente se le pasa por la cabeza pegar un cerillazo a ese stock que ya no tiene salida, a esa casa que no se puede pagar, etc... Y en época de crisis las compañías saben que detrás de un siniestro puede haber un fraude, por eso están más pendientes que nunca. Incluso, yo diría, muy susceptibles...



Fotografía: G. Rivas