Páginas

jueves, 26 de marzo de 2009

Espías de la conducción.




Sí, sí... ya hay espías para los conductores. Y no me refiero a los radares que crecen como la mala hierba en las cunetas.


Un GPS será el espía de multitud de jóvenes en los próximos años. Un GPS que instalará MAPFRE a los jóvenes que contraten la póliza "Guay-Car", y no es una coña mía, se llama así.


En realidad la cosa no es ninguna novedad, llevan haciéndolo casi dos años para estudiar el comportamiento de los jóvenes en la carretera. Pero Mapfre da una rueda de prensa y teniendo en cuenta el dineral que se gasta en publicidad conviene que todo el mundo haga la reseña.

De ese estudio sobre 10.000 conductores entre 18 y 30 años sale esta tarifa "Guay". Y a mi la nueva póliza ni fu ni fa, pero si que me llaman la atención algunos de los datos que dan... y es que aún sabiendo que les espiaban algunos de los jóvenes no tienen problema en saltarse los límites de velocidad con cierta frecuencia.

Existen estudios que han demostrado que el problema es cerebral, cuando uno es joven no tiene la misma percepción del riesgo. El cerebro no está formado completamente hasta, más o menos, los 25 años y hasta ese momento no permite ser consciente del riesgo. Para mi es una secuela de reíces atávicas de cuando eramos aún más animales, y necesitábamos no tener miedo, para poder correr riesgos, y cazar osos...

Cuando el cerebro te deja ver la realidad y eres consciente de los peligros, las estadísticas de accidentes de tráfico disminuyen considerablemente.

Aún así Mapfre confía en que los conductores con menos experiencia se sientan observados, premiando a los que hagan pocos kilómetros y a los que no se salten "mucho" los límites de velocidad.


Fotografía: Chris1h1